Artículos

Buscar contenidos: haga clic aquí

Tiempo de actuar

Hace varios meses publique un artículo en el que expresaba que desde la época de mi difunta abuela este país ha gozado de estabilidad económica…  “la situación siempre ha estado de la fregada”.

No obstante quiero hacerte ver que para México, las cosas nunca han estado tan bien como ahora  – o siempre han estado peor –  (como lo quieras leer).

Dicen algunos amigos de la comunidad judía “no importa que tan delgada sea una rebanada… siempre tiene dos lados, uno bueno y el otro no”

Y es que no faltaran los que vean el lado oscuro, la crisis en el precio de la tortilla, la extraordinaria dependencia del presupuesto nacional a la condición del precio internacional del petróleo, el insuficiente crecimiento económico del país, etc.

Pero también hay condiciones excelentes, los niveles de las reservas nacionales, la fortaleza de los sistemas de ahorro para el retiro, la expectativa de crecimiento, el cambio de poder “bien librado”, los miles de créditos hipotecarios, el estimulo al consumo interno, en fin.

La realidad es que nuestro país, nuestra democracia ya no permite condiciones absolutas, creo que deberemos acostumbrarnos a que NUNCA las cosas estarán completamente bien, y por supuesto NUNCA completamente mal, la oposición se encargara puntualmente de hacer notar lo malo, mientras el gobierno buscara anunciar lo bueno.

Para el ciudadano promedio, para el que norma su opinión sólo a través de las opiniones de los comunicadores en los medios masivos, la disyuntiva siempre será cuestión de actitud.

Como yo lo veo… es  que nunca como ahora las condiciones fueron tan buenas (o nunca han sido peores) para establecer oportunidades de negocio, pero por supuesto, es tiempo de actuar.

Para el pequeño empresario, el vendedor independiente,  el colaborador profesional y el ama de casa organizada, nunca como ahora las posibilidades de crecimiento han estado tan “bien puestas”, basta con tener la actitud adecuada y estar del lado en el que el vaso se ve medio lleno.

Si no alcanzamos a ver las tendencias en la macro economía, si ni siquiera (como yo) entendemos como se instrumenta el aparato económico -social-político, enfoquemos nuestra atención entonces (y necesariamente) a nuestra propia micro economía.

Este año que inicia seguramente ha estado lleno de excelentes deseos, como otros años, seguro has recibido decenas de correos deseándote felicidad, éxito y riqueza, incluso uno en que los deseos eran peculiarmente impactantes: “tener chorros de orgasmos”, “trabajar menos y ganar más”, “beber mucho y tener pocas crudas” etc.

Independientemente de los buenos deseos recibidos, seguro estoy que tu mismo has planteado buenos deseos para tu vida: adelgazar ya de una buena vez, dejar de fumar, acomodar la covacha, pasar más tiempo con la familia, ahorrar para cambiar el auto o llevar de viaje a tu pareja etc.

Las listas de buenos deseos son siempre eso, listas de buenas intenciones. Mi aportación en esta ocasión es “aterriza”, escoge al menos una cosa, sólo una  de entre todas aquellas que quieres mejorar en tu vida y enfócate, y sólo hasta que ésta esté lograda toma la siguiente.

Si a la máxima energía del universo, el sol, le presentas una hoja de papel directamente, esta cuando mucho se entibiara, pero si entre esta y el astro rey colocas una lupa que enfoque la energía, con toda seguridad se incendiara.

En algunos de nuestros seminarios justamente ayudamos a los participantes a entender que somos mucho más de lo que creemos de nosotros mismos, simplemente nunca nos enfocamos, pasamos la vida entibiando proyectos cuando podríamos incendiar sueños.

¿Cuál es tu prioridad este año?

¿Cuáles proyectos simplemente “no te pueden fallar”?

¿Cuáles son dignos de tu enfoque, persistencia y compromiso?

Sobre estos, sin excusa, sin prerrogativa, sin tibieza… !es tiempo de actuar¡

“Que tengas el 2007 que te permitas construir”

Piensa reflexiona y actúa…

 

Comments

comments

Otros Posts