Artículos

Buscar contenidos: haga clic aquí
Siguiente »

Semana Santa Más Allá de la Religión

Sin importar demasiado tus creencias religiosas quiero hablarte un poco del fenómeno de la Semana Santa.Y es que seas Judío, Protestante, Evangélico, Católico, Cristiano, profeses el credo que profeses, la Semana Santa te alcanza, igual que Navidad, de una forma o de otra.

No pretendo evangelizarte a través de estos cuatro minutos para crecer, no te hablare del Temor a Dios, ni de la culpabilidad que deberías sentir por ni siquiera haber ido a misa en la semana. ¿Quién soy yo para sermonear a nadie?

No, quiero un aproximación al fenómeno social, a aquel que en diciembre paraliza al mundo al proponer que el nacimiento de un niño es la esperanza y recordatoria del nacimiento del amor entre los Seres Humanos y que meses después, con diferencia de 33  años, vuelve a paralizar a más de la mitad de la humanidad al proponer que voluntariamente ese mismo niño, ahora hombre, lleva ese asunto de amar a otros hasta sus máximas consecuencias, al extremo de ofrecerse en sacrificio, cual cordero en fiesta, para salvar, de alguna u otra manera a aquellos a los que ama.

Si era hijo de Dios, triparte divina y bastión del catolicismo… dejémoslo por unos cuantos momentos de lado, veamos en ese sujeto a un hombre bueno, a un líder sabio que comprometido con su sueño y causa personal armó a un equipo de doce que se ha multiplicado por miles de millones trasmitiendo un concepto elementalísimo… “ámense unos a otros”

Si para que su proyecto de vida (si es que no fuera hijo de Dios), fuera trascendente a cientos de generaciones tuvo que vivir 33 años en congruencia, y luego ofrecerse a sí mismo en un acto exquisito y extraordinario de amor y de congruencia, permitiéndose re-nacer tres días después para nunca más volver a morir.

Me guardo mi Fe, alabanza y creencia personal, pero te invito a reflexionar 4 minutos, a aprender y copiar “algo” de semejante nivel de liderazgo…

¿Será que pudiéramos comprometernos tanto con nuestros proyectos como para vivir en congruencia 33 años y luego estar dispuestos a darlo TODO por lo que creemos y amamos al grado de acabarnos por completo?, será que podamos amar tanto nuestra causa como para inspirar a nuestros seguidores a no dejarla morir con nuestra muerte física?.

Por supuesto desde nuestra divinidad personal, tenemos la capacidad de co-crear nuestro mundo y el de la gente que amamos. Démonos, además del tan disfrutado descanso y asueto, un espacio para la reflexión, sea religiosa, espiritual o pragmática… ¿Podrías morir  un poco para vivir en los demás por siempre?, bastarían tres días para resurrectar, para resurgir de entre tus excusas, tus miedos y tus banalidades. Bastarían tres días para afectar nuestro futuro si tan solo hiciéramos un poco más de aquel “ámense unos a otros”

Reconozco la pequeñez de mi consciencia y cuanto me  falta en la emancipación de mi alma, pero con todo, reconozco también que podría dar más amor del que doy, que podría crucificar mis “no puedes”, “no hagas”, flagelar mis excusas y pretextos para hacer agonizar y luego perecer al Helios de ayer… para que exista espacio y resurja en mi (no sé si en tres días o en tres años) el Helios del futuro.

Nuestra esencia, estimado lector, es divina y absoluta con el Todo, nuestra esencia es la esencia de la esencia misma, desde tu propio nivel de consciencia…. ama más de lo que odias, perdona y olvida más de lo que resientes y odias, ofrece más luz que sombras y date un momento, aunque  sea pequeñito, para agradecer el impacto del Maestro… en sus alumnos.

Piensa, reflexiona y actúa…

 

Comments

comments

Otros Posts

Siguiente »