Regala una sonrisa

Buscar contenidos: haga clic aquí

Regala una sonrisa

Alguna vez leí, que un joven desilusionado de la sociedad en la que vivía llego a la conclusión de suicidarse, de que no valía la pena seguir viviendo en una cultura sin valores, sin sensibilidad y sin trato auténticamente humano. Ya nadie le sonríe a nadie a no ser que tenga un interés de por medio decía. Así pues antes de consumar el hecho,  hizo un acuerdo con el espejo: -me iré caminando al lago que está del otro lado de la ciudad y ahí me amarrare a una piedra y me tiraré al fondo, pero si alguien en el camino, una sola persona en diez kilómetros, cualquier desconocido me sonríe antes de llegar, abandonare esa intención y renovare la idea de que la sociedad es aun valiosa-. Tú que me estás viendo, si la única persona en el camino de ese joven entre su casa y el lago hubiera sido tú, ¿estaría vivo o en el fondo del agua?

La recuperación de nuestros valores está en el uso cotidiano que tú y yo les demos, digamos que sonreír es opcional, pero ser feliz es obligatorio.

Piensa, reflexiona y actúa

Helios Herrera

 

Comments

comments

Otros Posts