Los paradigmas

Buscar contenidos: haga clic aquí
« Anterior

Los paradigmas

Está de moda la palabrita ¿no?, cambia tu paradigma, actualiza tu paradigma, el paradigma esto, el paradigma aquello, se puso de moda pero ¿qué es, qué son los paradigmas?

Los paradigmas son ideas reguladoras, estructuras mentales que orgánicamente en nuestro cerebro se establecen a través de las neuronas  y generan algo que se llaman vías sinápticas y entonces se establecen, se alojan en nuestro cerebro como programaciones de una computadora.

Lo que tú programas en la computadora, la computadora lo procesa y responde en automático después a un estímulo. ¿Cómo es eso? Si yo te pido que completes la siguiente frase: -Las mujeres y los niños…- seguro me dices -se salvan primero-. Si yo te digo -Una luz roja significa…- Tú dirías –alto-. Estas ideas reguladoras son conceptos aprendidos de la vida, aprendidos en un pasado, no necesariamente nos dijeron por qué y hoy nuestra conducta es reactiva a un estímulo; yo estornudo y  tú me dices –salud-, ¿por qué? Pues simplemente por qué así te lo enseñaron, no te explicaron, no te dieron una razón cognitiva, un análisis, simplemente te dijeron que cuando alguien estornude se dice salud.

Estas ideas reguladoras no son razonadas, el problema de los paradigmas es que pasa el tiempo y siguen rigiendo nuestro comportamiento completa y absolutamente en forma inconsciente. La persona hay veces que tiene incapacidad de cambiar, déjame darte un ejemplo concreto. Las mujeres no sirven para el trabajo, eso hoy por hoy esa es una realidad absoluta completamente equivocada, hace treinta o cuarenta años en la época de la Revolución el machismo en este país decía que las mujeres no podían trabajar, pero hoy las cosas han cambiado, las mujeres son extraordinariamente brillantes mucho más productivas en la mayoría de los casos en sus puestos. Simplemente este paradigma hay que actualizarlo, el problema es que cuando tú generas un paradigma y no te das oportunidad de estar alerta para actualizarte ante los cambios del entorno, tu comportamiento sigue siendo regido por aquella información grabada y válida de ayer, no de ahora y mucho menos de mañana.

Ideas reguladoras como: no vales, no sirves, no hagas. Piénsalo, ¿cuál será la palabra que escucha más una criatura antes de los ocho años?: No. No subas, no corras, no llores, puro no, y cuando crece le pedimos liderazgo, cuando crece le pedimos creatividad, cuando crece le pedimos iniciativa; pues esto se complica porque no tiene paradigmas de éxito. Afortunadamente las cosas hoy están cambiando, la forma en que tú educas a tus hijos, hoy es muy diferente a la forma en que fuimos educados por nuestros padres y también a la forma en que nuestros padres fueron educados por sus abuelos. Hoy a la criatura le vamos construyendo una autoestima más sólida y si no lo haces te invito a que lo hagas, te invito a que dosifiques tus no. Imagínate que tienes una dotación de no como padre, solamente una dotación limitada, tienes, cien no al año. Piensa si vale la pena utilizar un no por ese caramelo o prefieres utilizar ese no, para algo que valga más la pena en la trascendencia de tu hijo. Cuando creamos el paradigma correcto desde pequeños, cuando desde niños le vamos diciendo a nuestros hijos tú puedes, tú vales, está en ti lo que quieras lograr lo puedes lograr; el que trabaja, el que se esfuerza , el que tiene empeño genera mejores resultados.

Cuando creamos la historia correcta, los resultados a distancia son correctos. Hoy muchos de nosotros queremos modificar nuestro comportamiento, pero no hemos modificado nuestra programación; déjame darte un último ejemplo, si yo tengo en una computadora grabada una información con un error e imprimo la hoja, muchos de nosotros queremos corregimos en la hoja de papel y cuando volvemos a mandar a imprimir, la computadora va a volver a imprimir tarde o temprano el error. Sí queremos modificar la conducta, tenemos que ir más atrás, tenemos que ir a modificar el paradigma que creo la conducta, hay personas que bajan de peso y luego rebotan porque quieren modificar la conducta, su meta es bajar de peso, cuando su meta debería de ser aprender a alimentarse en forma correcta, tenemos que ir al origen de la programación, no a la consecuencia.

Piensa, reflexiona y actúa

Helios Herrera

Comments

comments

Otros Posts

« Anterior