La fuerza del no

Buscar contenidos: haga clic aquí
« Anterior
Siguiente »

La fuerza del no

Hay quien dice no a todo y la fuerza del no es tan bestialmente fuerte como la del sí.

Las personas hacemos las cosas por evitar castigos o por obtener premios, luego entonces el “no”, mal acomodado puede bloquear cualquier entusiasmo. Hay quien en automático dice “no” a todo, ¿es una cuestión de programación mental? Sí puede ser, aunque yo lo relaciono mucho más con la experiencia pasada del individuo. Si en general te ha ido mal en experiencias pasadas, estarás poco abierto a posibilidades nuevas. El “no» entonces se convierte en un salvo conducto para no aceptar la invitación, a que te  muevas de tu zona de confort. Vaya si en el pasado te quemaste la boca con café caliente, el “no” inmediato evita que te vuelvas a quemar, aunque por supuesto también te impide disfrutar de un buen café digamos no tan caliente.

Específicamente en el trabajo como colaborador puede haber múltiples razones para decir “no” de entrada, ¿cuáles son válidas y cuáles no? Yo creo que aquellas en las que la situación laboral te lleva a una zona donde se expone tu integridad física, moral o emocional, se vale el “no” de entrada; aquellas en donde debes traicionar principios elementales de tu formación o de tus valores, se vale el “no” de entrada. Todas las demás yo la matizaría con un voy a ver, déjame probar o me abro a la posibilidad de un sí. Mientras tú estás seguro de lo que eres y de lo que tienes, tu conducta se refleja a través de los sí.

Piensa, reflexiona y actúa

Helios Herrera

 

Comments

comments

Otros Posts

« Anterior
Siguiente »