El valor de nuestras metas

Buscar contenidos: haga clic aquí
« Anterior
Siguiente »

El valor de nuestras metas

El día de hoy vamos a hablar de metas, de destinos, de hacia a dónde estás llevando tus pasos y es que es fundamental. Si tú le preguntas a alguien en la calle ¿oye cuál es tu meta este mes o cuál es tu meta este año o cuál es tu meta en la vida? Normalmente la gente contesta cosas enteramente subjetivas, te dicen cosas como: mi meta, mi meta es ser feliz, mi meta es tener mucho dinero, mi meta es llevarme bien con mi familia; pero estas tres o cuatro cosas que acabo de decirte en sí mismas no son una meta ¿qué es ser feliz?, ¿cuánto es mucho dinero o que significa llevarte bien con tu familia? Si no estableces claramente hacia dónde quieres ir, vas a estar caminando, desgastándote y esforzándote pero sin avanzar. Esto es un poco como si salieras a la cubierta de un barco y corrieras diez kilómetros por la mañana dándole vueltas al barco, ¿te esforzaste? Sí,  ¿te cansaste? Sí, ¿sudaste? Sí, ¿llegaste a algún lugar? No, a ningún lugar. Lo mismo hubiera sido que te quedaras sentado en una silla en la cubierta del barco, no hubieras llegado a ningún lugar diferente; muchas veces esto nos sucede en el día a día, de repente pasan cinco, diez, quince años te estás rasurando y dices -¡oye! llevo diez años de trabajar fuerte, llevo quince años de esforzarme y estoy en la misma realidad, en la misma casa, en la misma situación económica, en la misma situación familiar ¿Qué ha sucedido con mi esfuerzo?- Y lo que ha sucedido es que tu esfuerzo se disipo sin tener un claro objetivo específico.

Revisemos unos puntos que te pueden ayudar a alcanzar tus metas:

  • Número uno: establece exactamente qué quieres lograr.
  • Número dos: establece para cuándo lo quieres lograr.
  • Número tres: establece qué estás dispuesto a hacer o a dejar de hacer para lograr aquello que quieres lograr.

Es fundamental que enfoques tu atención y tus objetivos a una meta específica. Si tu meta es bajar de peso clarifica con lujo de detalle cuántos gramos, cuántos kilos o porcentaje de masa muscular quieres tener, si tu meta es una cantidad económica establece exactamente cuánto y en qué tiempo, si tú meta es un auto di qué marca, de qué color, de qué modelo exactamente. ¿Qué quieres lograr y para cuándo lo quieres lograr? y después establece un plan de trabajo con las acciones exactas y concretas que debes de seguir para poder encontrar la materialización de ese deseo. Depende de ti la realización de tus proyectos de vida y depende de ti también que el tiempo no te sorprenda. Las ganas estimado lector, las ganas tienen la pésima costumbre de salir de una por una, de repente volteas al pasado y te das cuenta que ya pasaron diez, quince, veinte años y que no has logrado alcanzar aquellas cosas que tú te habías dispuesto a alcanzar por falta de enfoque y no por falta de esfuerzo. La gente en general no es floja, trabajamos mucho pero no enfocamos nuestro trabajo, nuestra atención, nuestra energía, nuestra creatividad y todos nuestros talentos hacia el objetivo específico que queremos lograr. Ojalá Dios quiera, ojalá que puedas enfocar claramente qué quieres obtener de la vida y que puedas llevar tus pies al camino del éxito.

Piensa, reflexiona y actúa

Helios Herrera

 

Comments

comments

Otros Posts

« Anterior
Siguiente »