Decálogo del optimista

Buscar contenidos: haga clic aquí

Decálogo del optimista

Un mundo de personas y dos polos opuestos que escoger, mientras unos piensan y dicen todos los días –¡Qué bonito día!, gracias vida por un día más, cometí un error pero aprenderé de él, soy capaz de lograr cualquier cosa, no fue fácil pero sin mi equipo no lo hubiera logrado…- otros más pasan día a día con frases como -¡odio el calor!, prefiero hacer las cosas por mi mismo que estar explicándole a alguien más que hacer, la vida no vale nada, nadie me entiende, ¿cómo voy a lograr eso yo?, mi vida es un asco, soy lo peor, etc.-

¿En qué polo vives tú? Está claro que es imposible poder escoger uno de ellos, a los que yo llamo optimistas y pesimistas; es casi imposible poder vivir en uno de estos polos, sin llegar a estar en el otro. Sin embargo y lo que te quiero compartir hoy, es que ningún extremo es bueno, pero tienes todo el poder de elección para actuar y hacer pequeños cambios en tu vida para vivir y ser una persona optimista la mayor parte del tiempo sin tampoco llegar a un extremo no real, en una realidad compleja como lo es el ser humano.

Por eso amigo mío, hoy quiero compartir contigo el decálogo del optimista:

1. Los optimistas se aman, procuran un alto nivel de autoestima, se  valoran y aprovechan lo mejor posible sus talentos personales innatos.

2. Los optimistas aceptan a los demás como son y no malgastan energías queriendo cambiarlos, sólo influyen en ellos con paciencia y tolerancia.

3. Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza.

4. Los optimistas disfrutan del «aquí» y el «ahora», no viajan al pasado con el  sentimiento de culpa ni de rencor; ni al futuro con angustia.  Disfrutan con buen humor y con amor.

5. Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos.

6. Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que la confianza y el compromiso personal obran milagros.

7. Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior y la irradian y comparten, aún en medio de problemas y crisis

8. Los optimistas no se desgastan en la crítica destructiva y ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio.

9. Los optimistas cuidan sus relaciones interpersonales con esmero, saben trabajar en equipo y son animosos sembradores de fe, esperanza y alegrías.

10. Los optimistas también tienen épocas difíciles, pero no se rinden ni se dejan aplastar por su peso, ya que saben que aún la noche más oscura tiene un claro amanecer y que por encima de las nubes más densas sigue brillando el sol. Que todo túnel, por más largo y oscuro que sea siempre tendrá otra salida y que todo río siempre tiene dos orillas.

Te invito a reflexionar y a elegir lo que quieres para ti y por lo tanto para los que te rodean, no te pido que vayas por la vida pensando que todo es color de rosa y sin preocupación, pero aprende de los errores, ve el lado bueno a las cosas, se feliz en todo momento, cree en ti, pero sobretodo busca un equilibrio en tu vida en todo lo que hagas, recuerda que ningún extremo es bueno.

                                   ¡Piensa reflexiona y actúa!

Helios Herrera

 

INDICE

Comments

comments

Otros Posts