¿Cómo dejar atrás las vacaciones?

Buscar contenidos: haga clic aquí

¿Cómo dejar atrás las vacaciones?

En todas las facetas de tu vida las vacaciones hacen estragos:

  • Comemos de más
  • Dormimos de más
  • Descansamos de más
  • Gastamos de más
  • Trabajamos de menos
  • Bajamos la velocidad de la productividad en casi todos los sentidos
  • Bajamos las defensas (de nuestro sistema inmunológico y en todos los demás sentidos)
  • Reducimos el ritmo de ejercicio disminuyendo también nuestra capacidad física
  • Modificamos nuestros hábitos de convivencia con nuestra familia (estamos más tiempo con todos ellos, al grado de querer salir corriendo al trabajo, o ellos a la escuela)

De pronto terminan las vacaciones y casi de golpe tenemos que recuperar el ritmo habitual de nuestra vida, padeciendo una “cuesta de enero” no sólo en lo económico, sino en muchas facetas de nuestra vida.

A continuación quiero compartir contigo algunos tips prácticos para superar las vacaciones:

En lo laboral:

1. Consciencia y paciencia: El desorden que generan las vacaciones, provoca como consecuencia varios días  en nuestros hábitos de sueño, de rendimiento, de atención de capacidad de respuesta.

  • Ten paciencia al menos una semana para que clientes y proveedores olviden las vacaciones, para muchos la primera semana hábil realmente es la que viene después de la primera tras regresar al trabajo.
  • Utiliza esta semana para armar y organizar cosas que dependan más de ti que de los demás, organiza el escritorio, arregla la covacha, has espacio para que lleguen cosas nuevas en tu vida.

2. Supera el duelo rapidito y ¡ponte en marcha YA!

  • Hay quienes quieren elaborar un duelo casi depresivo porque se acabaron las vacaciones, o lo que es peor, porque no les gusta demasiado su vida cotidiana y se están enfrentando a que regresan a ella. Aquí el duelo en cuestión es más grave. Si es el caso, el problema no es que terminaron las vacaciones, sino que comenzó la realidad, habría que trabajar con la realidad más que con las vacaciones.
  • Si el duelo es realmente por el término de las vacaciones, actuar cuanto antes y forzar un poco la maquina… actuar, actuar actuar.

 3. Súbete a la ola de los buenos deseos.

  • Todo mundo anda con ganas de ser mejor persona y muchos hasta propósitos hicieron, sea o no tu caso, súbete a esa ola de entusiasmo colectiva y úsala como potencializador de tu productividad.
  •  Alinea tus propósitos a los de tu empresa.
  • Si eres jefe alinea los propósitos de tus colaboradores, cómo y qué esperan obtener este año, y planea estratégicamente que las metas del área les ayuden a lograr su metas personales

En lo personal:

 4. Oblígate a dormir una hora antes de lo normal y a levantarte al menos 30 minutos antes de lo habitual.

  • Tu cuerpo esta fuera de dinámica, somos animales de costumbres y hábitos. En lo que el cuerpo logra sincronizar horarios te sentirás más cansado de lo normal y bajara tu rendimiento físico. Mejorar especialmente tu alimentación y tus horas de sueño es fundamental las primeras dos semanas.

5. Programa entre 30 y 40 minutos más de lo normal para llegar al trabajo.

  • Las primeras dos semanas por consecuencia las horas pico y la cantidad de personas en la calle en ellas se altera,  tomar un tiempo adicional por encima de lo normal te permite no participar de la hora pico, ni del estrés, de las mentadas de madre adicionales, etc. Y si de plano llegas muy temprano a tu trabajo, no pasa nada, puedes usar esos minutos adicionales con los que no contabas para organizarte, alinearte o simplemente darte paz y regalarte unos minutos sólo para ti.

Tus metas y propósitos:

6. Incorpora acciones, no resultados: Sobre todo las primeras tres semanas, debes integrar tus propósitos y metas a tus rutinas, no en materia de qué quieres lograr, sino en las acciones que debes incluir o modificar para lograr lo que buscas.

Si por ejemplo tu meta es bajar de peso, debes incluir en tus rutinas cotidianas el tiempo y el espacio para cuidar tu alimentación (sistemáticamente) y hacer ejercicio, así pues, más que “bajar 17 kilos”, tu meta debe ser “hacer 5 comidas sanas todos los días cada 4 horas e integrar 45 minutos de ejercicio cardiovascular”.  Si no “acomodas” las nuevas acciones a tus viejos hábitos, simplemente no llegarás a tus metas.

 7. Pide una cita formal con tu jefe y platica tus planes personales, para que te ayude a aterrizar cómo la empresa puede apoyarte a logar tus metas y cómo tus metas aportan a la productividad de tu empresa. Por ejemplo, el que quiere un ingreso adicional y lo busca vendiendo cosas en su tiempo libre, sin saber que la empresa misma podría permitirle apoyar la promoción de sus productos.

 8. Utiliza herramientas: una agenda clara y visual 1% de tu tiempo, para obtener control del restante 99% de todo el día.

 9. No te sientas culpable por estar harto de romper la dinámica familiar o urgida por regresar a tus actividades habituales.

  • No sientas culpa por no querer a tu familia. Simplemente ya estabas un poco harto o harta de la convivencia tan intensa que no es la NORMA cotidiana. Querer regresar,  recuperar tus tiempos y espacios es perfectamente lógico, sano y natural.  Hazlo rápida pero suavemente.

10. No olvides que en todo,  los resultados que obtienes de la vida son 10% las cosas que te suceden y 90% cómo reaccionas a las cosas que te suceden. La mejor forma de predecir el futuro es creándolo, así que te deseo un feliz regreso, tras unas merecidas vacaciones, en ti está lo que quieras construir.

¡Piensa, reflexiona y actúa!

Helios Herrera

 

INDICE

Comments

comments

Otros Posts