Autoestima

Buscar contenidos: haga clic aquí

Autoestima

La autoestima no inculcada en la infancia, difícilmente es desarrollada en la adultez. Cuando le enseñamos a nuestro hijos que todos son importantes menos nosotros, le estamos generando una herida profunda y grave, y no hace falta ser  explícito para transmitir ese mensaje. Hay sutilezas que lastiman más que el hierro al ganado. ¿Hace cuánto no preparas la mesa del comedor con la vajilla fina y costosa solo para cenar con tus hijos y tu esposo?, peor aún ¿cuántas veces has verbalizado que justamente esa vajilla fina no es para ellos, porque es para visitas importantes? El mensaje claro y directo es, tú no eres suficientemente importante para mí, no para que te trate como gente importante. Recuerda que  la educación básica, la que crea y forma al individuo, no se da en la escuela sino en casa.

Estás preparando hoy a los empresarios de mañana, a los políticos, a las autoridades. Llénalos de autoestima y de autoconfianza o nunca sabrán lo importantes que pudieron haber sido.

Piensa, reflexiona y actúa

Helios Herrera

Comments

comments

Otros Posts